Entradas populares

sábado, 5 de mayo de 2012

EL PROCESO DE LECTURA


Es el proceso mediante el cual el lector establece relaciones interactivas con el contenido de la lectura, vincula las ideas con otras anteriores, las contrasta, las argumenta y luego saca conclusiones.

Morles (1987) manifiesta que “Sin comprensión no hay lectura”. Por tanto, la lectura para la comprensión, debe ser activa, exploratoria, indagatoria, donde la conexión o enlace que se efectúe con otros conocimientos ya adquiridos, proporcione nuevas ideas que sean importantes y con alto grado de significación para el lector.

En la labor docente, es importante tener en cuenta que la lectura, no funciona como tal, si no se produce la comprensión. Un lector comprende un texto cuando puede encontrarle significado, ponerlo en relación con lo que ya sabe y con lo que le interesa.

Las palabras de Jorge Luis Borges, nos permiten comprender mejor lo expuesto: “Hablar de lectura obligatoria es como hablar de felicidad obligatoria”.[1]



La comprensión se relaciona estrechamente con la visión que cada uno tiene del mundo y de sí mismo, por lo tanto, ante un mismo texto, no podemos pretender una interpretación única y objetiva.



Es por ello, que las jornadas llevadas a cabo se convirtieron en  una metodología muy lúdica y novedosa para los educandos pues nunca habían llegado a elaborar un taller de comprensión lectora de esa manera, lo que significó para todos que se puede aprender jugando.



Además las evaluaciones terminaron por demostrar que la lúdica juega un papel fundamental en el proceso de enseñanza aprendizaje ya que dinamiza métodos llevando al educando a actuar motivadamente.



Es una técnica participativa de la enseñanza encaminada a desarrollar en los estudiantes métodos de dirección y conducta correcta, estimulando la disciplina con un adecuado nivel de decisión y autodeterminación, es decir , no solo propicia la adquisición de conocimientos y el desarrollo de habilidades, sino que además contribuye al logro de la motivación por las asignaturas, o sea, constituye una forma de trabajo que brinda una gran variedad de procedimientos para el entrenamiento de los estudiantes en la toma de decisiones para la solución de diversas problemáticas.



Como se puede observar las estrategias lectoras implementadas son una vía para estimular y fomentar la comprensión lectora, e incluso para la potencialización de valores humanos, si en este contexto se introducen elementos constructivos para la realización de los juegos, la asimilación de los conocimientos y la satisfacción por los resultados, se enriquece la capacidad creadora del individuo.



Por tal razón, cuando se lee comprensivamente los educandos pueden:



v  Responder a disímiles tipos preguntas (textual, inferencial, propositivo.)  de una lectura.

v  Relacionar conceptos estableciendo semejanzas y diferencias entre sí, con otros.

v  Implementar estrategias didácticas que dinamicen la lectura.

v  Adquirir  una mejor comprensión.

v  Aumentar los conocimientos previos y confrontarlos con los nuevos.

v  Impulsar la capacidad crítica.

v  Mejorar  la expresión tanto oral  como escrita.



La comprensión lectora es una alternativa de solución a algunas de las problemáticas del proceso de enseñanza y de aprendizaje como: el desinterés, la monotonía, la falta de análisis, la poca familiarización con la realidad, y esencialmente la privación por desarrollar un pensamiento que sigue una lógica explicita de acuerdo a las circunstancias que se presenten a través de diferentes medios.

Es por ello que, el problema de la poca comprensión lectora, puede deberse a diversas causas como: el hecho de que nadie se atreve a enseñar con técnicas o estrategias de lectura que propicien su potencialización, los intereses externos de cada individuo, el dominio de la televisión, la coacción de la  tecnología,  el ruido, la falta de iluminación mental y hasta la situación física en que se encuentre el  educando.

Otro tipo de obstáculos, son los que el propio texto en sí puede tener, como por ejemplo: una redacción compleja, que el educando no alcance a interpretar, un vocabulario desconocido especializado, la implementación de ideas según los contextos en los que interactúa el escritor y el lector ignore, pueden llegar a ser el peor limitante a la hora de percibir.

Por lo tanto debemos preguntarnos ¿Cómo enseñar a los educandos  a comprender lo que leen?, y atrevernos como docentes a buscar alternativas de solución innovadoras, pertinentes, y sistémicas, ya que, la lectura tiene una gran importancia en el proceso de desarrollo y maduración de los  educandos  para el logro de aprendizajes significativos. Pues, no se puede olvidar, que la relación que existe entre comprensión lectora y rendimiento escolar es imperativa.











3.1.4. Proceso de la lectura

Solé (1994), divide el proceso de la lectura en tres subprocesos:

3.1.4.1. Antes de leer Se deben contestar las siguientes preguntas en cada una de las etapas del proceso: ¿Para qué voy a leer? (Determinar los objetivos de la lectura), ¿Qué sé de este texto? (Activar el conocimiento previo), ¿De qué trata este texto?, ¿Qué me dice su estructura? (Formular hipótesis y hacer predicciones sobre el texto)



La idea es utilizar los elementos que te proporciona el texto para que el educando pueda realizar la mayor cantidad de hipótesis posibles, respondiendo a las preguntas que realiza el docente o realizando las propias.



3.1.4.2. Durante la lectura Se puede interrumpir la narración, con la pregunta ¿qué crees que pasará ahora? Esto fomentará la formulación de hipótesis, las cuales serán comprobadas durante la lectura, lo cual a su vez consolidará la comprensión.



En éste proceso, se pueden formular hipótesis, hacer predicciones sobre el texto, aclarar posibles dudas, resumir, releer partes confusas, consultar el diccionario y pensar en voz alta para asegurar la comprensión.



3.1.4.3. Después de la lectura Se deben hacer preguntas que no necesariamente respondan a preguntas literales, tales como el nombre lo los personajes o acciones específicas que hayan realizado durante la historia. Lo ideal es realizar preguntas del tipo, ¿qué nos enseña esta historia? ¿Cuál es el mensaje? Dibuja lo que más te gustó, pedirles que le cambien el final a la historia o que escriban otra historia donde esté el personaje que más les haya gustado, etc. Es decir, realizar preguntas o actividades que no se puedan responder directamente en texto, esto demostrará si realmente comprendieron. [2]

Estos momentos responden a los procesos mentales que todo lector que ha desarrollado la comprensión realiza, pero de manera interna.



El desarrollo de algunas clases permitió especificar al alumnado que existen muchas palabras que nos sirven para expresar las variadas cualidades de los objetos.



Como el caso en donde cada uno observó detenidamente una piedra empleando todos los sentidos, de la siguiente manera:



a)        Observándola con atención.

b)        Oliéndola.

c)         Palpándola.

d)        Golpeando con ella otra piedra.

e)        Comparando su tamaño con el de otras piedras.

f)         Comparando igualmente su peso con el de otras rocas.

g)        Examinando la forma que tiene con respecto a cualquier figura.

h)        Analizando su color



Por ejemplo, para decir que una naranja es grande, dulce y sabrosa, utilizamos las palabras grande, dulce y sabrosa para detallarla según sus características más sobresalientes, y precisamente eso significa narrar.



Además de que para describir una cosa, hay que seguir un proceso tan sencillo pero al mismo tiempo tan investigativo que inicia desde una simple observación exhaustiva para saber la forma, el tamaño, el color, el olor, el sabor, la dureza y todas las demás cualidades; hasta la comparación con otros objetos similares o diferentes para determinar sus características relevantes.



Teniendo en cuenta la anterior búsqueda  de información respondieron algunas preguntas, teniendo en cuenta las características de cada piedra que poseían con respecto a otras de sus demás compañeros; mencionando otras cualidades que tiene la piedra que no se observaron a simple vista como las utilidades que presta al ser humano, los tipos de rocas que tienen a su alrededor y hasta los materiales que conocían por los cuales está constituida.



Esa información obtenida por medio del análisis, de igual forma nos permite emplear gran variedad de términos para nombrar cualquier tipo de objetos utilizando los cinco sentidos (vista, oído, olfato, tacto, gusto).



Estos los utilizamos con el objetivo de percibir la realidad que nos circunda, pues muchos objetos se pueden ver, oír, oler, tocar y gustar, para poder llegar a conocerlos más profundamente, teniendo presente de que tanto a simple vista o con investigaciones no podemos conocer totalmente una cosa .



De esta manera se puede inducir paulatinamente al alumno para que vaya construyendo sus propias producciones escritas coherentes empleando diferentes palabras que designan cualidades. Y al mismo tiempo permiten dar diferentes significados a las cosas para expresarlas de acuerdo al contexto y a los temáticos objetos de estudio en determinada circunstancia que se pretende simbolizar.



La lectura implementada causó en los educandos un momento de nostalgia por los recuerdos que se les venían a la mente de su relación con sus hermanitos y dieron respuesta a los anteriores interrogantes correctamente pues la lectura fue teniendo en cuenta sus  necesidades e intereses y eso los motivó a comprender fácilmente.



Un buen proceso de lectura  sirve de apoyo a la construcción de aprendizajes, permitiendo:



  • Ayuda al desarrollo de competencias.
  • Mejora el lenguaje y la comunicación.
  • Invita a una mentalidad abierta hacia el aprendizaje significativo.
  • Articula los conocimientos adquiridos.
  • Invita al disfrute de la lectura.

Durante el proceso de lectura, el educando  se relaciona con el texto, en un diálogo en el que se activan varias  destrezas de pensamiento, expresión,  y  conocimientos previos, actualizando su información, permitiéndoles definir sus objetivos e indicando las estrategias que favorezcan la comprensión.

La lectura tiene gran importancia en el proceso de evolución del individuo, por tal motivo es indispensable implantar el hábito por leer desde  una  edad temprana.



La lectura va más allá del éxito en los estudios porque, proporciona
cultura, desarrolla el sentido estético, actúa sobre la formación de la personalidad, es fuente de recreación, conocimiento y gozo, se mejoran las relaciones humanas, da facilidad para exponer los pensamientos, sirve para ampliar el horizonte del individuo, permitiéndole ponerse en contacto con lugares, gentes y costumbres ajenas a él.



Una de las prioridades como educadores, es instituir a los educandos  hacia el hábito de leer, para ello, se necesita el apoyo de los padres, ya que edifican los primeros principios para que puedan disfrutarlo toda la vida. Se  les  debe dar a conocer que para alcanzar resultados satisfactorios en sus actividades se debe realizar un buen proceso lector, obteniendo el desarrollo de habilidades del lenguaje y su capacidad de expresión y entendimiento.  



Cuando se lleva a cabo mediante el análisis y el argumento una lectura comprensiva, esta nos brinda diversos beneficios.









[1] Antuña, Roxana. (2.006). Estrategias para la comprensión lectora (actividades).

[2] Solé, Isabel, (1.992). Estrategias de lectura. Barcelona: Graó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada